Cédula de Habitabilidad: todo lo que debes saber

Las cédulas de habitabilidad despiertan dudas en los propietarios de las viviendas, así como en los inquilinos. Muchas personas no saben exactamente lo que son, así que en este artículo explicaremos todo lo que hay que saber acerca de ellas.

Vamos a explicar qué es una cédula de habitabilidad y qué tipos hay. También hablaremos de si es o no obligatoria e indicaremos qué documentos son necesarios para tramitarla.

¿Qué es una Cédula de Habitabilidad?

La cédula de habitabilidad es un documento que sirve para acreditar que una vivienda cumple las condiciones mínimas para ser habitable. Este documento es expedido por el ayuntamiento correspondiente, pero necesitaremos que un arquitecto compruebe la vivienda primero. En el caso de que el inmueble sea habitable, el arquitecto nos proporcionará un certificado de habitabilidad que deberemos entregar en el ayuntamiento para finalmente obtener la cédula.

Existen diferentes tipos de cédula de habitabilidad:

  • Cédula de habitabilidad de primera ocupación: son las licencias que se obtienen para una vivienda nueva. Tienen una vigencia de 25 años.
  • Cédula de habitabilidad de primera ocupación por rehabilitación: son las cédulas para viviendas que han sido reformadas. Tienen una vigencia de 15 años.
  • Cédula de habitabilidad de segunda ocupación: licencias para viviendas que han sido habitadas anteriormente. Tienen una vigencia de 15 años.

¿La Cédula de Habitabilidad es obligatoria?

La cédula de habitabilidad es obligatoria en muchas comunidades españolas, aunque no en todas. Las comunidades en las que sí es obligatoria son: Asturias, Baleares, Cantabria, Cataluña, Extremadura, La Rioja, Murcia, Navarra y Valencia.

El motivo de esta obligatoriedad se especifica en el Boletín Oficial del Estado (BOE): la cédula de habitabilidad acredita que la vivienda reúne los requisitos de calidad adecuados

Por tanto, la cédula de habitabilidad es imprescindible si se quiere vender o alquilar una vivienda. Es ilegal el alquiler o compraventa de inmuebles sin cédula de habitabilidad en las comunidades mencionadas. La cédula de habitabilidad también suele ser necesaria para contratar los servicios de luz y agua.

¿Cómo obtener la Cédula de Habitabilidad?

Como hemos dicho, para obtener la cédula de habitabilidad se necesita primero un certificado de habitabilidad. Este certificado lo proporciona un arquitecto tras visitar el inmueble y comprobar que se cumplen las condiciones necesarias.

Hay que presentar en el ayuntamiento el impreso de solicitud debidamente cumplimentado. También se debe pagar la tasa, que suele ser de unos 40€, aunque se reduce el precio si se registran varias viviendas. Además del impreso de solicitud, en el ayuntamiento se debe presentar el justificante de pago de esta tasa. También hay que presentar una fotocopia del NIF, DNI o NIE del propietario o de la persona autorizada para realizar el trámite. Por último, se debe presentar una copia del contrato de arrendamiento o de la escritura de la propiedad.

Conclusiones

Como hemos visto, la cédula de habitabilidad es obligatoria en muchas comunidades y puede ser tramitada mediante la entrega de ciertos documentos en el ayuntamiento. Como agencia inmobiliaria en Barcelona, en Don Casa estamos acostumbrados a realizar este tipo de trámites, por lo que podemos ayudarte. Contacta con nosotros si deseas más información acerca de nuestros servicios inmobiliarios en Barcelona.

Deja un comentario